domingo, 2 de diciembre de 2007

A la deriva


No me quita el sueño el día,
ni esta manía de atmosfera liviana.
Tu partida deja el cielo abierto,
la luna en tu reflejo sin gravedad.
Te vas y sigues la deriva eterna del tiempo.
En la oscuridad de este pecho,
el camino de estrellas que es mi piel amanece,
como el recuerdo fugaz de aquel espacio,
aquel frio que dejaste.
Norelis Angélica

2 comentarios:

Abdiel Echevarría dijo...

Tu voz está llena de lirismo. Te felicito y gracias por tu comentario en mi página. Si te interesa publicar en una revista literaria del oeste te recomiendo dos: Identidad en la que trabajo identidadrevista@hotmail.com y Mancha ese email te lo debo, pero escríbeme al mío laudo_anglos@hotmail.com y te hago llegar. Hasta pronto, sigue escribiendo.

Greeysis de la Cruz Taveras dijo...

Hermoso!
Felicidades.

Greeysis de la Cruz