martes, 23 de junio de 2009

A la entrada, lo escaso




En el marco, 


cuando las llaves suenan,


y la entrada guarda 


aun el anonimato, 



creo verte,


como si la luz recreara 


un retrato que no tengo, 


para dejar en la cartera 



lo inacabado.


Quererlo materializa


lo que dejaste en el pasillo,


eso a oscuras, sin sombra 



la posibilidad de tocar lo 


que nunca llegó, la perilla


comienza a parecer 


algo terrible.


-Nore

2 comentarios:

solo joe dijo...

ok

Puta dijo...

A quien le imploras con tus palabras tenues, si eres la herida que destruyó el fluir de mis versos. La llave hoy boté en el zafacón de mis verdades, alimentandose de mi sudor, que tambien fué el tuyo. La puerta hoy se cierra y su pintura va callendo, acariciando la perilla que una vez nos unió.